Situación financiera

Situación financiera

Durante 2017, en línea con el compromiso de fortalecimiento de la estructura financiera del Grupo, se ha continuado con las diferentes medidas que han permitido reducir la deuda y mejorar la calificación crediticia del Grupo. En el caso de S&P, el rating ha mejorado de BBB- a BBB con perspectiva estable, y en el caso de Moody´s y Fitch, la perspectiva ha mejorado de “negativa” a “estable”.

En línea con la política de prudencia financiera y del compromiso de mantenimiento de un alto grado de liquidez, los recursos líquidos mantenidos por el Grupo al final del ejercicio en forma de efectivo y líneas de crédito disponibles superan ampliamente los vencimientos de deuda a corto plazo.

Endeudamiento

La deuda neta al final ejercicio es de 6.267 millones de euros, significativamente inferior a la existente a 31 de diciembre de 2016 (8.144 millones de euros), como consecuencia de la mejora de la caja generada por los negocios impulsada principalmente por el segmento Upstream, la disciplina en las inversiones y la reducción del coste de la deuda.

1.877M€

de reducción
de la deuda neta

Prudencia financiera

La liquidez del Grupo al 31 de diciembre de 2017, incluyendo las líneas de crédito comprometidas y no dispuestas, se ha situado en 7.554 millones de euros, suficiente para cubrir 1,8 veces los vencimientos de deuda a corto plazo. Repsol tenía líneas de crédito no dispuestas por un importe de 2.503 y 4.429 millones de euros a 31 de diciembre de 2017 y 2016, respectivamente.

Periodo medio de pago a proveedores

El periodo medio de pago a proveedores de las compañías españolas del Grupo en 2017 ha sido de 25 días, por debajo del plazo máximo legal de 60 días establecido en la Ley 15/2010 de 5 de julio (modificada a través de la Disposición final segunda de la Ley 31/2014), por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

Evolución de la deuda neta